historia

DE valdelavilla

DESDE

EL PRINCIPIO

El origen de Valdelavilla se ubica en una pequeña aldea que sirvió de asentamiento en los siglos XI o XII, con motivo de las repoblaciones realizadas tras la muerte del caudillo musulmán Almanzor. Comienza una época de organización territorial ‘’de las comunidades de la Villa y la Tierra’’, en las que Valdelavilla se integró en la ‘’Comunidad de Villa y Tierra de San Pedro Manrique’’ junto a otras 24 aldeas y la propia villa de San Pedro Manrique. 

Los primeros datos documentados de Valdelavilla se remontan al siglo XVI, cuando se produce una EXECUTORIA (proceso sentencial judicial) en el año 1550, siendo rey Felipe II. Dicha práctica trataba sobre un pleito de ‘’Concejo y vecinos del lugar Valdelavilla con el concejo y vecinos de Santandrés (San Andrés)’’ El asunto de este pleito tenía como objeto ‘’el aprovechamiento que desde tiempos inmemoriales y en determinadas épocas del año’’ se hacía de pastos y baldíos para los ganados.

Todas las 24 aldeas, anteriormente mencionadas, se mantuvieron pobladas hasta el siglo XX, fecha en la que la Revolución Industrial trajo el efecto del éxodo rural. La última familia que vivió en Valdelavilla abandonó el pueblo en el año 1968.

VALDELAVILLA

EN TODAS SUS VERSIONES

  • Y, de una nueva semilla ‘’sin olvidar a sus muertos’’ renace Valdelavilla. L. Arévaco

El día grande para los valdelavillenses se celebraba y se sigue festejando el 15 de Agosto. A pesar de que Valdelavilla es un lugar deshabitado, aún son numerosos los descendientes de vecinos de la localidad que no quieren perderse las fiestas y tradiciones de sus antepasados. Por ello, con jolgorio y emoción, festejan el 15 de Agosto la fiesta en Honor a la Virgen de la Antigua, patrona de la localidad.

En épocas anteriores eran numerosas las labores y tradiciones que realizaban en la víspera de la fiesta: elaboración de rosquillos, matanza de algún cordero y fabricación de un cesto adornado para que las mozas se lo colocaran en la cabeza durante la procesión.

El día de la festividad, los mozos madrugaban para cortar el ramo, normalmente la copa o la rama de un chopo, para después llevarlo durante la procesión adornado con pañuelos y velas, siempre colgadas de dos en dos. Ese día, el mozo soltero de mayor edad se convertía en el alcalde del resto y debía organizar el baile. Como también marcaba la tradición, tenía que dar comida y cobijo a los músicos.

También existía la figura del mayordomo, encargado de vestir a la virgen para la novena y la procesión, así como de limpiar e iluminar la iglesia. Antes de la procesión buscaba a la moza o móndida que llevaría el cesto sobre la cabeza.

Durante la procesión se seguía el siguiente orden de desfile: la Virgen de la Antigua, el mozo con el ramo, la moza con el cesto, el cura y todos los vecinos con los músicos cerrando el desfile al canto de la Salve Regina.

Por la tarde, al finalizar el rosario, el mayordomo guardaba en su casa el cesto de la móndida y el ramo del mozo. Para terminar el día, se hacía un baile durante toda la tarde y hasta bien entrada la noche.

Tras el éxodo rural, Valdelavilla dejó vacías sus casas y también un hueco en el corazón de sus últimos descendientes. Años más tarde se fundó la Asociación de Antiguos Moradores de Valdelavilla con el objetivo de velar y luchar por Valdelavilla, por su interés medioambiental, ecológico, tradicional e histórico. 

El 15 de agosto, con motivo de la celebración de la fiesta, comenzaron a reencontrarse las últimas familias que vivieron en el pueblo. A pesar de que la iglesia se encuentra en ruinas, la procesión, la música y los juegos populares se celebran con ilusión en esta jornada de convivencia.

En agosto de 1998 se vive en Valdelavilla un antes y un después para su historia. Un renacer que llega tras meses de rehabilitación y trabajo por parte de Caja Rural de Soria. Respetando la arquitectura serrana y la piedra en la fachada, el pueblo se convierte en un Complejo de Turismo Rural formado por doce casas de alquiler, salón de reuniones, cafetería y restaurante. Se acuerda que la antigua escuela se convierta en la sede de la Asociación de Antiguos Moradores.

Una nueva oportunidad surge para Valdelavilla en julio de 2001, el gran proyecto ‘’VaughanTown’’. Este plan se puso bajo la organización del prestigioso profesor de inglés Richard Vaughan. Únicamente se escuchaban palabras extranjeras en esta tierra castellana. Se convirtió en la primera localidad española únicamente de habla inglesa. Con la ayuda de más de 2.000 mil voluntarios de habla anglosajona, los alumnos tenían la valiosa oportunidad de hablar durante horas con diferentes nativos  y ampliar su amplio vocabulario.

Durante más de 2 años y para más de 5.000 mil alumnos, Valdelavilla sirvió como lugar exclusivo donde poder hacer una inmersión en el aprendizaje del inglés rodeados de naturaleza y tranquilidad.

Voces de enamorados resonaban en cada rincón de esta aldea abandonada. Los ”sí, quiero” de los novios hicieron eco por todas las calles empedradas, dejando en el aire promesas de amor. Un nuevo escenario se planteó en Valdelavilla: todo un pueblo para la celebración de bodas. Su discreción, exclusividad y comodidad hacían de él un enclave perfecto para solemnizar una boda completamente íntima para los novios e invitados. Un espacio donde se festejaban eventos tan especiales y sin muchas de las complicaciones habituales de una boda.

La oportunidad para alojar a la familia y a los amigos, además de disponer un pueblo entero para disfrutar, eran sin duda algunas de las grandes ventajas que tuvieron el privilegio de disfrutar los novios que se casaron en Valdelavilla.

En el año 2018 el foco de la fama se vuelve hacia Valdelavilla. Un nueva serie de televisión, creada por la productora Contubernio comienza a rodarse en las empedradas calles y renovadas casas de Valdelavilla. Viviendas tan bien rehabilitadas que, para el ambiente de la serie, fue necesario envejecerlas y decorarlas como si fuera un viaje al pasado para los personajes. Los hermanos Caballero, Alberto y Laura, directores de la serie ‘’El Pueblo’’, encontraron en Valdelavilla un perfecto set de rodaje en pleno corazón de Tierras Altas. Rodeados de naturaleza, silencio y paz, algo completamente inusual en comparación con los habituales platós de rodaje ubicados en naves industriales a las afueras de las grandes urbes. 

Con los altos índices de audiencia de la primera temporada de ‘’El Pueblo’’ en su emisión en Mediaset y las numerosas visualizaciones de sus dos temporadas completas en Amazon Prime, la serie se ha hecho un hueco en miles de hogares españoles. Esta fama ha sido el detonante para que esas calles estrechas que en los años 60 se quedaron vacías y en silencio,hoy resuenen las voces y las risas de todos los fans y curiosos que no quieren desperdiciar la oportunidad de conocer el auténtico y verdadero ‘’El Pueblo’’.

No sabemos cuál será el próximo destino para Valdelavilla, pero algo sí queda claro y es que siempre se reinventa. Su entorno, su esencia y su legado harán que Valdelavilla jamás vuelva a ser olvidado.

Este verano

vente al pueblo

Foto1_Valdelavilla_elpueblo2
Porque las zonas rurales son la alternativa al turismo tradicional
Valdelavilla1
El lugar para las vacaciones de tu vida

un lugar que

inspira poesía

‘’Era un pueblo apacible, silencioso, lleno de dulce paz.’’

                                                         Artemio del Valle

 

Salen de su cautiverio

viejas campanas calladas

y, abren sus puertas cerradas

la iglesia y el cementerio.

 

Se llevó el viento el misterio

de la triste pesadilla

con verdes prados desiertos

 

Y, de una nueva semilla

‘’sin olvidar a sus muertos’’

renace Valdelavilla.

L. Arévaco